DE CATILINAE CONIURATIONE
NAM VIRTUS CLARA AETERNAQUE HABETUR. (...) SED MULTI MORTALES, DEDITI VENTRI ATQUE SOMNO, INDOCTI INCULTIQUE VITAM SICUTI PEREGRINANTES TRANSIERE.

dilluns, 5 d’octubre de 2009

El rapto de las Sabinas en 3000 piezas


He aquí la historia de la lucha por la supervivencia de un pueblo: el Rapto de las Sabinas. Como Roma, allá por los tiempos legendarios de Rómulo, no tenía suficientes mujeres para engendrar suficientes ciudadanos-soldados y ninguno de sus pueblos vecinos quería enviar a sus hijas en edad casadera, el hijo de Marte y de Rea Silvia se armó de paciencia, decidió organizar unos juegos e invitó a los pueblos vecinos. En efecto, ¿qué mejor manera de pasar el día juntos que compitiendo en unas pruebas en honor del dios Neptuno? Así que los despreocupados sabinos acudieron con sus esposas e hijas al evento. No obstante, a una señal del belicoso y pérfido Rómulo los romanos se lanzaron a secuestrar a las mujeres, cada uno la que más se le antojase. Y así fue como la estipe romana, unde genus latinum, se pudo perpetuar. Ahora bien, no iba a ser fácil, ya que los despechados maridos y los padres ultrajados se lanzaron a una lucha sin cuartel contra los romanos. Y es esta escena la que representa el cuadro de Jacques-Louis David: a la izquierda Tito Tacio, el rey de los sabinos; a la derecha Rómulo. Además, como se puede apreciar en el cuadro, la valentía y sutileza femenina permitió que ambos bandos se reconciliaran, ya que, por un lado, perderían a padres y hermanos y, por el otro, a sus nuevos maridos e hijos.
Este es el puzzle de 3000 piezas que haré y enmarcaré, de nuevo. El primer puzzle lo hice en cinco meses y medio, después de superar diversos avatares organizativos. Ahora tiene su sede orgulloso e imponente --con unas medidas de 121 x 80 cm.-- en el Departamento de Griego y Latín del I.E.S. Ramón Cid para deleite de alumnos y profesores , gracias a una donación desinteresada del firmante de este artículo. No obstante, este segundo puzzle lo guardaré para mi colección particular, pues tengo en mente terminar unos cuantos más de temática clásica -- como no podía ser de otro modo en mi-.